Jerarquías sociales en el consumo

Así como existen grupos sociales con más influencia dentro de la sociedad, también hay otros que presentan jerarquías según la clase social, perteneciendo al estrato alto y están por encima de los demás,  mientras que si están en los estratos bajos significa estar sometidos a estos grupos.

Las jerarquías pueden ser reales en términos políticos y sociales, donde las denominaciones nobles y plebeyos o explotadores y explotados no existen en el comportamiento del consumidor, por lo que se debe aceptar que la clase alta consume más en determinado producto y las clases bajas consumen menos.

Esta condición se da sólo para algunos productos, aunque lo normal es que no existan jerarquizaciones de consumo.  Para esto, se deben aceptar las diferencias cualitativas y cuantitativas de consumo entre los grupos sociales, pues son sistemas sociales que consumen los unos con los otros y su comportamiento de consumo es de forma radical.

Podría decirse que no por eso la clase baja tenga un consumo distinto a la clase media y alta.  Lo importante es que las personas tengan la posibilidad de usar su dinero con libertad para comprar variedad de productos de acuerdo a los niveles de ingreso  y que  su comportamiento como consumidor sea diferente.

La poca disponibilidad de recursos hace que la elección de posibilidades para adquirir productos sea menor, sólo maximizando los recursos es cuando se puede tomar en cuenta el rendimiento de los productos, la percepción de la calidad y  la lealtad con el distribuidor con lo que realmente se tiene.

La compra de productos generalizados cuya producción es masiva permite que los precios sean uniformes, esto no hace que la clase social sea muy útil para entender la forma de comprar estos productos y no existe una relación directa entre el ingreso y el tipo de consumo, siempre va a ser así.  El que tiene más consume más y el que tiene menos consume menos.

Las necesidades psicológicas del consumidor dentro de su clase social muestra ser más útil para programar la compra utilizando criterios funcionales, objetivos y económicos y la misma clase social puede ser más útil para conocer el comportamiento del consumidor.

Dejar un comentario