La gastronomía vasca, un punto y aparte de la cocina internacional

El mundo de la Alta cocina en el mundo tiene referentes emblemáticos como Francia o España, por mencionar algunos de los países europeos, pero en estas naciones, hay algunas regiones que destacan sobremanera más de cualquier otra, desarrollando una espléndida gastronomía, cuyos platos son servidos en los mejores restaurantes de sus respectivas naciones y más allá de sus fronteras. 

En España por ejemplo, muchos de sus más tradicionales platos, con el devenir de los años, y producto de la migración de sus conciudadanos a otros lares del planeta, son muy conocidos, e incluso en algunos casos modificados o adaptados, pero sin lugar a dudas, conservando su esencia culinaria europea.

Dentro de este panorama, hay una gastronomía que con el paso de los años se ha ido conociendo internacionalmente y es la que proviene del País Vasco, una cocina cuya característica fundamental es su sobrada personalidad, producto de una gran tradición que le viene de generación en generación. 

Muchos platos de la cocina vasca han recibido el reconocimiento internacional de los más exigentes conocedores en materia del arte culinario, sus recetas han tenido en los comensales que las han probado, un gran aliado para la proyección internacional con la que hoy en día cuenta, no solo en Europa, sino que ha saltado a otras latitudes, con un éxito importante 

Los afamados platos dulces de la cocina vasca

Dentro de los que se pueden señalar como los más famosos platos de la culinaria vizcaína, podemos señalar al bacalao pil pil, La merluza en salsa verde, la piperrada, entre otros muchos de gran fuerza y personalidad; pero también en este orden de cocina, el País Vasco cuenta con una desarrollada repostería. 

En  tal sentido, dentro de los postres típicos vascos más populares en el mundo de gastronomía están por ejemplo, el goxua o gasteiz los cuales son originarios de la región de Euskadi, un postre frío, no tan elaborado, es una especie de bizcocho bañado en licor y con una capa de nata montada. 

Deja un comentario