Por qué se produce la inflamación del clítoris

El órgano reproductor femenino ha de tenérsele mucho cuidado, pues de su buen funcionamiento depende en gran parte nuestra vida sexual y por consiguiente la vida en pareja, cualquier afección no sólo perjudica la salud, sino que nos puede afectar hasta psicológicamente.

Dentro de este complejo órgano se pueden alojar miles de bacterias que nos pueden dañar es por ello que necesitamos mantenerlo lo suficientemente aseado con la finalidad de no sufrir males mayores, sin embargo suele ocurrir que por mucho cuidado que se tenga, siempre habrá algo de que  cuidarse.

Si tienes alguna anomalía o molestia en esta zona tan delicada para nosotras, es imperante que visites al tu médico, será el ginecólogo el especialista quien puede darte el tratamiento adecuado para que puedas mejorar tu salud y por consiguiente tu calidad de vida.

Razones por las cuales se produce la inflamación del clítoris

Una de las principales razones está relacionada con tener relaciones sexuales en exceso, el uso constante de esa zona puede producir enrojecimiento y por consiguiente la inflación del clítoris, por lo que es recomendable que haya descanso a fin de que se permita el regreso a la normalidad de este órgano.

Por ser una zona de alta excitación, bien sea en el momento de tener relaciones sexuales o producto de la masturbación, el clítoris puede sufrir alguna anomalía, te recomendamos en este caso que por ser una zona tan delicada, procura que el tacto allí sea lo más delicado posible  para que disfrutes y no te sientas incómoda.

Otra de las situaciones que puede provocar inflamación, tiene que ver con las infecciones vaginales, al ser un órgano expuesto puede sufrir con las cremas que usamos para mitigar la infección y por tal motivo inflamarse ya que la comezón en el área es inevitable.

La utilización de ropa íntima con tela no apropiada puede también contribuir con este problema que se puede presentar en el clítoris, te recomendamos la utilización de pantis preferiblemente de algodón, para que tu vagina no sufra una sudoración excesiva, la cual es caldo de cultivo para infecciones.

Otras causas de la inflamación del clítoris

Además de las relaciones bruscas, las infecciones y el uso de ropa íntima con tela no adecuada, hay otras causas que también pueden generar la inflamación del clítoris y con ello dar lugar a diversas molestias, considerando la sensibilidad y delicadeza de este órgano, estas otras causas son:

  • Alergias: el uso de distintos productos químicos puede generar alergias, por ejemplo, aquellos que contienen ciertos jabones y productos de higiene, así como algunos espermicidas, geles y lubricantes vaginales.
  • Ropa demasiado ajustada: el uso de ropa interior y pantalones muy ajustados también representa una causa de inflamación.
  • Higiene incorrecta: cuando la zona íntima femenina no recibe la higiene adecuada, los microorganismos de la flora bacteriana local actúan como patógenos irritativos dando lugar a la inflamación del clítoris.
  • Afeitado: cuando se afeita el vello púbico pueden darse cortaduras y como resultado, el clítoris se inflama.
  • Herpes genital: en la mayoría de los casos esta se presenta en los labios de la vagina, pero en algunas circunstancias puede llegar hasta el clítoris provocando ampollas o vesículas dolorosas y la inflamación de este órgano, además de elevar el riesgo de enfermedades de transmisión.
  • Vulvodinia: se trata de la inflamación de la vulva, esto produce dolor crónico y puede extenderse al clítoris.
  • Piercings genitales: las mujeres que usan estos piercings pueden sufrir inflamación, por un lado, el metal con el que están fabricados genera alergia, por otro lado, el roce con la piel también produce inflamación.

¿Cómo tratar la inflamación del clítoris?

Es muy importante tener en cuenta, durante la excitación el clítoris recibe un mayor flujo sanguíneo y esto genera el aumento de su tamaño, así que luego del contacto íntimo o la fricción es normal se vea inflamado, pero es un proceso natural así que posteriormente vuelve a la normalidad.

Ahora bien, cuando esto no sucede y el clítoris continúa inflamado y muy sensible, incluso con dolor o si se siente de esta forma a pesar de no haber sido expuesto a la estimulación erógena, es importante acudir a un médico para determinar cuál es la causa específica del problema y así pueda recetar el correspondiente tratamiento.

En cuanto a dicho tratamiento, puede ir desde la simple recomendación de suspender las relaciones durante algunos días, hasta la aplicación de medicamentos tópicos. Es importante evitar la automedicación para no agravar el problema.

Por otra parte, es primordial conocer a profundidad de qué se trata el clítoris, este órgano femenino tiene una enorme importancia, aunque la mayoría de las mujeres desconoce su verdadera anatomía y funcionamiento. El conocimiento del clítoris es fundamental para una correcta salud en la mujer.

Un acercamiento a la anatomía del clítoris

El clítoris es un órgano que luce como un bulto pequeño cuyo tamaño se puede comparar con el de un guisante y está revestido por una capa o capuchón de piel que es muy sensible y se encuentra dentro de los labios vaginales mayores. Sin embargo, el clítoris es más de lo que se puede ver, está compuesto por 3 partes, estas son:

  • Glande o la cabeza: se compone de tejido eréctil y se encuentra justo arriba del orificio urinario y es el área que crece durante la fase de excitación.
  • Eje: este va desde el glande hacia adentro del cuerpo, es el encargado de transmitir o llevar los estímulos nerviosos que son recibidos por el glande.
  • Capa o capuchón: consiste en el recubrimiento del glande, este pliegue de la piel integra los labios menores y cuando se produce inflamación o cualquier otro problema, es la zona donde inicia el dolor.

Por otra parte, el clítoris ha sido un órgano que ha generado polémica desde la antigüedad, diversas culturas han atribuido significados o funciones completamente diferentes entre sí y distintas a las que son en realidad.

El clítoris y su historia

Desde la antigua Grecia ya se hablaba del clítoris, aunque para entonces lo denominaron como ninfa, seguidamente médicos antiguos afirmaron su función era mantener caliente la matriz pero lo más grave es que desde hace miles de año ha sido visto como el origen de distintos males, sin duda una enorme equivocación.

Por ejemplo, señalaban al clítoris como el responsable de conductas anormales, lascivas y hasta vergonzosas entre ellas el apetito íntimo, por ello desde la antigüedad comenzaron a llevar a cabo prácticas como la ablación en la que cortaban o extirpaban este importante órgano femenino, incluso hay países en los que actualmente aún continúan con esta práctica. 

Sin duda, el tratamiento que el clítoris ha recibido desde la antigüedad es un ejemplo de que la intimidad de la mujer ha sido limitada, lo han señalado como un órgano obsceno e inmoral, generándoles estigma y vergüenza a las mujeres durante toda la historia.

Ante esto es necesario conocer a profundidad de qué se trata realmente el clítoris, como un órgano que conforma la anatomía femenina y con una función específica, completamente alejado de creencias negativas.

Importancia del clítoris

El clítoris es un órgano que forma parte de la anatomía femenina incluso desde que se encuentra en el útero materno y es de gran relevancia, aunque la mayor parte de las mujeres desconocen su anatomía y función, incluso los hombres desconocen o tienen una definición equivocada de este órgano sensorial y esto ha sido así a lo largo de la historia.

Este desconocimiento se debe en gran medida a que ha sido visto como un tema muy difícil de tratar, ya que está completamente ligado al ámbito íntimo. El clítoris es simplemente el órgano encargado de dar sensaciones a la mujer y es por ello que desde la antigüedad diversas culturas han intentado eliminarlo de la anatomía femenina, alegando es una vía para mantener a las mujeres puras privándoles del disfrute de su cuerpo. 

Ante ello, es necesario el total conocimiento de todo lo que tiene que ver con el clítoris, pues se trata del conocimiento del cuerpo, de toda la anatomía como un aspecto completamente natural.

Es fundamental que las mujeres superen esa carencia de conocimiento en cuanto a sí mismas, necesitan de confianza y autoestima para comprender que el clítoris es un órgano de gran relevancia el cual les pertenece, comprendiendo a la vez la autoexploración y laintimidadno están relacionadas con aspectos negativos de ningún tipo. 

Todo debe comenzar desde la infancia, es vital las madres enseñen a las niñas a comprender su anatomía como un tema natural y de total normalidad, junto a la terminología correcta de cada una de las partes.

Al mismo tiempo, el clítoris es un órgano que requiere de cuidados al igual que cualquier otra parte del cuerpo, todo para garantizar su óptimo estado de salud, esto está directamente relacionado con los hábitos de higiene.

La higiene del clítoris

La higiene del clítoris y de la zona íntima en general es una acción fundamental que se debe llevar a cabo todos los días y de manera minuciosa para garantizar su salud y bienestar, aunque también es necesario tener en cuenta, la higiene no debe ser excesiva, ya que podría afectar la flora vaginal, es decir, los microorganismos que se encargan de proteger la zona y evitar infecciones. En este sentido, las pautas para una correcta higiene íntima son:

  • Lavar una vez al día o si hace mucho calor y si se ha realizado ejercicio físico, conviene realizar la higiene dos veces al día.
  • Es importante lavar de adelante hacia atrás, para evitar el traslado de gérmenes provenientes del área anal hacia el clítoris, luego secar de igual forma garantizando que toda el área quede completamente seca, utilizando una toalla limpia.
  • El aseo del clítoris y de toda la zona íntima femenina se debe realizar con agua y algún jabón suave con pH neutro especialmente diseñado para esta área y así evitar inconvenientes como la inflamación, no es recomendable utilizar el mismo jabón de ducha.
  • No utilizar esponjas, ya que esta puede producir la transmisión de gérmenes, lo mejor es lavar esta zona íntima con las manos, las cuales deben estar completamente limpias antes de tocar esta área tan delicada del cuerpo femenino. El método correcto es pasar las manos por los labios mayores y menos y en el contorno del clítoris con total suavidad.
  • Evitar frotar con brusquedad la zona íntima, es clave considerar su gran sensibilidad, es mayor a cualquier otra zona del cuerpo, en su defecto podrían generarse la inflamación, heridas y posteriormente infecciones.
  • Durante la menstruación la higiene no tiene por qué se mayor, lo importante es cambiar las compresas con frecuencia.
  • En cuanto a la depilación de la zona íntima, es preciso tener gran cuidado y llevarla a cabo con total delicadeza, además los expertos recomiendan dejar algo de vello justo alrededor del clítoris para así contribuir a su protección.
  • Es importante evitar el calor, la humedad y la carencia de ventilación, por ejemplo permanecer mucho tiempo sentada, llevar puesto un traje de baño mojado durante muchas horas, no cambiar las compresas por tiempos prolongados, entre otros relacionados. 
  • Utilizar ropa interior de algodón que sea delicada con la piel y también mantener cada prenda en un lugar completamente limpio y separado del resto de prendas de vestir o ropa, esto es esencial para impedir la inflamación.
  • Evitar el uso de pantalones muy ajustados y los protectores de ropa interior.

La higiene del clítoris y de toda la zona íntima, requiere de la mayor atención, debe llevarse a cabo con la misma dedicación y cuidado con la que se atiende el cutis por ejemplo, esto es crucial para evitar la inflamación, irritación e infecciones, así como cualquier patología y garantizar un óptimo estado de salud. 

Por supuesto, en caso de que haya algún tipo de molestia como la inflamación del clítoris de manera persistente o cualquier otro síntoma extraño o poco habitual, es necesario acudir al médico especialista o ginecólogo, quien pueda evaluar cualquier situación, determinar si existe alguna patología y recomendar el tratamiento indicado. De igual manera, la consulta frecuente al ginecólogo es vital, esto permite garantizar que todo se encuentra en orden.

Curiosidades del clítoris

Por otra parte, el clítoris es un órgano con detalles realmente interesantes que es preciso conocer, considerando esta información es posible cuidar y disfrutar de este órgano a plenitud, entre sus curiosidades resaltan:

  • El clítoris en la cabeza o glande tiene más terminaciones que el órgano masculino, se trata de más de 8 mil terminaciones nerviosas, es decir, el área que se puede estimular durante el encuentro, cada área de este órgano trabaja para generar múltiples sensaciones. En cuanto a la zona interior del clítoris en el túnel de la vagina, es un tanto insensible, pues de lo contrario durante el trabajo de parto sería una experiencia sumamente dolorosa e insoportable. 
  • El clítoris es el único órgano o parte del cuerpo femenino que no envejece, es igual tanto en una mujer de 20 años como en una de 70 años, el único rasgo que cambia, es que aumenta de tamaño de forma progresiva.
  • Este órgano femenino es capaz de hincharse alcanzando hasta un 300% de su tamaño, esto sucede de manera progresiva con el acercamiento a la finalización por causa del aumento del riego sanguíneo, de la misma forma que sucede con el pene en los hombres. Es decir, las terminaciones nerviosas que se dilatan o agrandan en el interior, se curvan generando una presión que resulta placentera dentro del cuerpo.

En resumen, el clítoris es un órgano femenino sumamente importante que forma parte de la anatomía femenina, es preciso conocerlo a plenitud así como garantizar su correcto cuidado para evitar la inflamación, además de cualquier otro síntoma que afecte el bienestar y la salud en general.

Responder a Xiomara Stefania Gómez acuña Cancelar la respuesta